La caridad no conoce fronteras

Por: Hno. Marlon Andrés Rincón Moreno, Novicio CSB. 

 

Los hermanos basilianos Luis, Anderson y Belisario concluían el encuentro internacional de escolásticos que tuvo lugar en la casa Annonay donde se lleva a cabo el programa del Noviciado. Terminado dicho encuentro novicios y escolásticos se disponían para dejar sus comodidades y seguridades y aventurarse para dar comienzo a la semana de misión en la Ciudad de Cúcuta, en el municipio de La Parada.  Los Basilianos en formación estuvieron acompañados del P. Pedro Mora quien estaba al frente de dicha misión. La parroquia San Pedro Apóstol en cabeza del P. Fredy Celis fue quien acogió a los Basilianos.

 

La misión tuvo dos objetivos: el primero fue acompañar y colaborar con el trabajo requerido en la casa de paso Divina Providencia y segundo visitar las casas del pueblo, evangelizando y teniendo encuentros con los grupos parroquiales y celebrando la Eucaristía.

Para los Basilianos no era fácil enfrentarse con dicha realidad, ya que lo que muestran las noticias y los periódicos nacionales e internacionales no tiene comparación con lo que es la realidad. Es muy común escuchar en nuestros hogares o a las personas con las que compartimos que no les gusta algún tipo de comida o el lugar donde duermen o el vestido que usan. Pero realmente tienes que darte la oportunidad de compartir y vivir de la manera como lo hicieron los Basilianos, para que puedas tomar conciencia que la realidad tal cual es, supera todo capricho humano.

 

Estar en ese lugar fue la oportunidad de encontrarse con Cristo que se da en el pobre, en el que sufre, en el que es rechazado, en el que es marginado y concretamente en el que es migrante. Es aterrador evidenciar como la condición humana puede ser tan frágil y que todo lo que el hombre con su razón, innovación, técnica, ciencia y arte ha creado, no son ni la base ni el sustento de la misma condición humana. ¿Es acaso esta una invención a la que no pertenece? Y… ¿qué quizá la ha inventado sin medir las consecuencias? y lo peor aún ¿esta le hace cada vez más inhumano?

 

Sin duda, esta misión fue la posibilidad para tomar conciencia de lo que se tiene (y no por ser mejor o peor que los demás) sino que ha dejado como resultado tener una actitud de agradecimiento ante lo poco o lo mucho que nos da Dios y la vida. 

 

El trabajo arduo en la Casa de paso la Divina Providencia iniciaba para los Basilianos a las 7:00 am hasta la 1:00 pm, mientras que para los Servidores iniciaba las 6:00 am y culminaba a las 3:00 pm. Sin duda era un trabajo muy complejo. Seis horas de trabajo sin posibilidad de descanso, era muy agotador, pero todos experimentaron que es una obra guiada por Dios, quien les concedía la energía, fortaleza y entrega necesaria para servir de la mejor manera. Desde el pelar y picar de 800 zanahorias hasta el lavado de un sin número de platos, cubiertos, vasos y enormes ollas hizo que los hermanos pudieran al igual que San Martin de Porres, OP y otros tanto más, trabajar desde lo más bajo y sencillo para glorificar a Dios y dignificar a los hombres.

 

Por último, era confortador evidenciar la fe de los habitantes del pueblo, ya que ellos también han sido afectados de la llegada de los hermanos venezolanos, pues desde entonces sus vidas no han sido las mismas. Pero su fe, su compromiso con la Iglesia y con los hermanos en misión permitió constatar que a pesar de las adversidades el hombre no se puede separar de su Creador, pues es Él quien le sustenta y le acompaña hasta el fin de la existencia.

  • Facebook - Black Circle
Noticias en Facebook

¡Encuentra a los Basilianos en tu ciudad!

Parroquia/Colegio Nuestra Señora de la Asunción

Cali, Valle del Cauca

Carrera 11 # 74 -05

Tel: 6628564 - 6629977

Parroquia San Basilio

Medellín, Antioquia

Calle 58 # 102 - 05

Tel: 4221216 - 

Casa Annonay

Bogotá, Cundinamarca

Carrera 3Este # 10a -17

Tel: 3801940 - 2839357

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle