Retiro anual de los
Basilianos en Colombia

  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle

Por:  Eduard Alexis Guerrero Carrillo CSB, Escolástico Basiliano.

 

Los padres basilianos en Colombia llevamos a cabo nuestro retiro anual del 5 al 12 de junio en la finca el Tesoro de las Hermanas Hijas de la Misericordia, en Girardota Antioquia. Durante estos días de gracia los hermanos nos retiramos para meditar y reflexionar sobre el tema “llamados a ser discípulos de Jesús: testigos de su esperanza y resurrección hoy”.  El retiro fue orientado por el padre Freddy Ramírez, capellán de la Universidad Industrial de Santander. 

Durante esta semana de reflexión los hermanos basilianos dóciles a la acción del Espíritu Santo meditamos sobre temas como “el discípulo: una vida con sentido”, donde se fue descubriendo que significa ser discípulo, ¿porque necesitamos   discípulos hoy? Y, cuáles son las características del discípulo,  allí se dialogó en torno al discípulo que confía, que cree, que espera, que anuncia, que perdona, que se reconcilia y que deja en su ser habitar al mismo Cristo, toda esta meditación nos llevó a encontrarnos con” el maestro : Dios como único sentido”, donde se reflexionó en torno a Dios como el único ser que pude dar sentido a nuestra vida, cuantas veces pretendemos igualarnos a Dios y no lo dejamos actuar en nuestra vida, cuantas veces queremos sobrepasar la omnipotencia de Dios y no reconocemos su grandeza y poder. 

A la luz de este tema se puedo abrir paso a “el proyecto: otro mundo es posible y necesario”, es decir cuando nos dejamos acompañar por Jesús, cuando dejamos que sea el centro de nuestra vida, se empieza a cumplir el proyecto de Dios, se hace realidad el proyecto del amor, de la esperanza, de la alegría y de la salvación. Por ello debemos abrirnos a su acción misericordiosa para que el proyecto de Dios sea realizable en nuestro mundo, en nuestro contexto, en lo que vivimos diariamente. 

Finalmente reflexionamos sobre el tema “el hoy: experiencias de vida y esperanza”, allí confirmamos la experiencia de Dios, su proyecto de salvación, la realidad de un mundo posible y nos lazamos a creer en la esperanza que nos trae Cristo, en su amor, en su gracia para de esta forma impregnar de ese amor al mundo, a las personas con las cuales nos relacionamos cada día. Así pudimos durante esa semana renovar nuestro espíritu, reflexionar sobre nuestra tarea de educación y predicación en el mundo. Del mismo modo pudimos encontrarnos todos los hermanos de Colombia, estrechar lazos de hermanad y fraternidad y decidir sobre asuntos de formación, identidad y promoción vocacional urgentes para seguir manteniendo nuestra presencia viva y activa en Colombia. 

Pedimos la luz y la fuerza del Espíritu Santo para seguir nuestra misión evangelizadora en Colombia y el mundo, descubriendo que solo confiando en el maestro un mundo nuevo es posible, y donde descubrimos que unidos como hermanos y fortalecidos en el amor seguiremos sembrando amor en el mundo y llevaremos a feliz término la obra que Dios padre bueno nos encomendó.